Para Padrinos

¡Que honor y bendición! Una pareja de comprometidos les ha pedido que consideren ser sus “padrinos, entrenadores, mentores” mientras se preparan para el Sacramento del Matrimonio. Aquí encontrarás información sobre los requisitos para los padrinos al igual que testimonios de otras parejas que han experimentado la bendición de ser mentores y testimonio de amor para una pareja comprometida.

¿Se están preguntando qué significa decir que “si” a la pareja de comprometidos que les acaba de pedir que los patrocine? Les aseguramos que recibirán más de lo que se les pide al ser mentores o padrinos. Su matrimonio de fortalecerá, su comunicación mejorará, y tendrán la oportunidad de conocer más a su diácono o sacerdote.
Ustedes ofrecerán a una pareja de comprometidos o recién casados algo que tal vez nunca tuvieron- un guía, un mentor, un apoyo- para caminar junto a ellos mientras aprenden a amar. El amor que se tienen ustedes como esposos servirá como testimonio para ellos. Aprenderán junto a ellos como mejorar su relación mientras vayan completando las preguntas y actividades en el cuaderno de trabajo (cuaderno de virtudes). Aprenderán más sobre la teología del matrimonio y las enseñanzas de la Iglesia sobre el matrimonio, la sexualidad, la familia, el amor ¡y mucho más!

1. Primero se reunirán con el/la Coordinador(a) de Preparación Matrimonial de la parroquia o el sacerdote/diácono para revisar el proceso. Ellos compartirán algunos consejos sobre cómo ser padrinos. Esta primera reunión se considera una sesión de entrenamiento para los padrinos. La pareja de comprometidos también estarán presentes en esta primera reunión y ambas parejas tendrán la oportunidad de hacer todas las preguntas necesarias antes de iniciar el programa.
2. Luego se reunirán con la pareja comprometida seis veces antes de su boda y cada dos meses después de la boda. Durante estas reuniones, ustedes discutirán las preguntas y actividades en el cuaderno de ejercicios que le dará el Coordinador de Preparación Matrimonial de la parroquia o su sacerdote/diácono. Una de las seis reuniones incluye invitar a la pareja comprometida y su sacerdote/diácono a cenar en su hogar para que la pareja comprometida pueda compartir con usted y el sacerdote/diácono lo que aprendieron sobre la teología del matrimonio en el retiro prematrimonial (o curso pre-cana). Incluso, en algunas situaciones, pueden ser invitados a asistir al retiro con ellos.
3. Asístan a misa dominicales dos veces al mes con la pareja de comprometidos y hagan una hora santa juntos para orar por su matrimonio. Planifiquen un compartir divertido juntos (“double date”) y oren por ellos diariamente. Estas son cosas que se les requiere a los comprometidos pero al igual son cosas que probablemente ustedes ya están haciendo.
4. ¡Permanezcan en comunicación con la pareja mientras empiezan su vida de casados! Consideren invitarlos a los grupos o eventos de la parroquia y dejarles saber que siempre están bienvenidos a acompañarlos a misa y que pueden contar con su apoyo.

Deben recibir los materiales en la parroquia durante su primera reunión pero si por alguna razón quieren ordenar más materiales, pueden hacer un clic en “Materials” arriba.

¿Ya tienes un código de acceso al curso?

Empezar

Join Our E-Newsletter

Connect with Witness to Love